RD merece más en baloncesto. Condiciones son ridículas
Opinión

A propósito de un tweet realizado por mi amigo, hermano y colega, Walker Báez, donde expresaba que la federación dominicana de baloncesto había que “sanearla”, me he visto compelido para hablar sobre el baloncesto de nuestro país.

Sería mezquino si no reconozco que la última dirigencia de la federación dominicana de baloncesto y todo el conglomerado que controlan y estructuran nuestra selección ha traído avances y mejoras a nuestro basketball.

El trabajo con los niños y adolescentes es loable, y a nivel de las selecciones de adultos, también hemos tenido ciertos avances. Pero creo que ya estos ejecutivos han terminado su labor y es hora de abrirle espacio a nuevas ideas y nuevos líderes.

La República Dominicana necesita una revolución dentro de la Federación de Baloncesto y un apoyo más grande por parte del brazo de gobierno encarnado en el Ministerio de Deportes. Las condiciones en las que se reciben y preparan nuestros jugadores deben ser más atractivas para nuestras figuras de mayor nivel puesto que, aunque a muchos les cuesta admitir, nuestra Federación y nuestra Selección no están a la altura de nuestras grandes estrellas.

Como respuesta a la ineficiente labor de los gobiernos dominicanos y la paupérrima condición de nuestro Estadio Olímpico, nuestro combinado de adultos se prepara en una de las mejores o la mejor instalación privada que tiene la ciudad de Santo Domingo, el Carol Morgan School, que aunque tenemos que reconocer la alternativa por parte de los que manejan nuestro baloncesto de nivel selección, también tenemos que reprochar lo ridículo que se ve que un país tenga que recurrir a las vías privadas porque los que administran el Estado se han dormido en su trabajo.

De alguna manera, no puedo nunca dejar de reconocer las respuestas por parte de la Federación a los conflictos y fantasmas que padece nuestra Selección, pero creo que, lo que estos ejecutivos pueden hacer ha llegado a su punto final y es por ello que entiendo, que llegó el momento de tener un nuevo mando.

Necesitamos una federación que sea más activa y efectiva en la búsqueda de patrocinios y soporte a nivel del sector privado y una más encarecida para reclamar al gobierno una mayor participación y apoyo para el sector baloncesto y sus respectivas selecciones.

Dentro de la nueva dirección, también debe venir un régimen de disciplina real y que no tenga remordimiento para disciplinar a nadie, sin importar su rol o nivel dentro de la Federación y la Selección. Los ejecutivos que no cumplan con metas específicas y trazadas al momento de su designación, deben perder sus trabajos. A los entrenadores también hay que marcarle tareas con agrados para el éxito y puntos en contra en caso de que desmejore el nivel en relación a como estaba antes de su llegada.

Los chismes y boochinches a nivel de los jugadores seleccionados en forma interna deben desaparecer por la vía de la disciplina, así como también, de los mismos jugadores en relación a los que no fueron seleccionados o que por alguna razón declinaron de su participación por los colores patrios. No podemos permitir que la tónica siga siendo la misma, una selección dividida que tira lodo a sus demás compatriotas.

De manera sucinta, tenemos que establecer: Primero, que se ha logrado varias cosas bajo este mando de la Federación y la Selección Nacional; Segundo, que los gobiernos dominicanos no han mostrado interés real no solo en el baloncesto sino en el deporte en sentido general; y Tercero, que llegó el momento de hacer una revolución total de nuestro baloncesto porque ya es ridículo que no existan las condiciones, en un país # 19 en la disciplina, para tener dentro de su combinado a sus mejores y más representativas figuras.

La tarea no solo recae en la figura de la Federación pero, tenemos que establecer, que una federación con los pantalones puestos y la correa amarrá’, habría hecho cambiar las sombras que persiguen a nuestro baloncesto en toda su historia.

Amplía este comentario mirando este vídeo

También puede interesarte:

Por Eliezer González

Abogado y comunicador con interés en deportes, derecho y temas varios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *